Archivos para mayo, 2012


Foto: Armando Vela/El Diario de El Paso   Miguel Ángel López Solana y su esposa

Este es el testimonio de nuestro colega, el reportero gráfico Miguel Ángel López Solana, quien se suma a la lista de periodistas mexicanos que huyen a Estados Unidos en busca de asilo político por la falta de garantías de seguridad para el ejercicio de su profesión.

‘Lo primero que vi fue a mi madre en un charco de sangre’

Karla E. García
El Diario de El Paso

“Lo primero que vi fue a mi madre boca abajo en un charco de sangre”. Miguel Ángel López Solana, originario de Veracruz y reportero gráfico de profesión, describió así, aquí, el asesinato de sus padres y un hermano a manos del crimen organizado.

Por esa razón se encuentra refugiado en Estados Unidos en busca de asilo político.

Fue el 20 de junio de 2011 cuando ocurrió el asesinato de los familiares de Miguel, situación que lo obligó a huir, junto con su esposa Vanesa, al Distrito Federal, primero, y posteriormente a Estados Unidos, ante el temor de ser masacrado igual que sus seres queridos.

“Era un mar de casquillos, lo primero que vi fue a mi madre boca abajo en un charco de sangre y a mi padre sentado con la cara desfigurada”, narró ayer en conferencia de prensa.

“Inmediatamente corrí al cuarto de mi hermano y también… estaba boca abajo, rematado, con tres tiros en la nuca, alineados”.

Durante la rueda de prensa, López Solana habló flanqueado por el abogado Carlos Spector y su esposa.

Señaló que la noticia sobre el asesinato de sus seres queridos se la dio su compañero Gabriel Huge, quien recientemente fue asesinado y descuartizado junto con otros dos periodistas, Guillermo Luna y Esteban Rodríguez, el tres de mayo de 2012 en Veracruz.

A decir del afectado el único motivo de aquel río de sangre fue el deseo de callar la voz de los periodistas en el estado de Veracruz, donde en los últimos 18 meses han sido asesinados ocho informadores.

Tales cifras incluyen al padre y hermano de López, quienes se desempeñaban como columnista y fotógrafo, respectivamente, del periódico Notiver, medio de comunicación que afirma le dio la espalda tras lo ocurrido.

“Creo que todos nosotros –los periodistas- consideramos que no existen las garantías para llevar a cabo la libertad de expresión en Veracruz”, dijo el ex fotógrafo de Notiver.

“El propio gobernador admitió tener conocimiento de que algunos compañeros fueron torturados y levantados por un grupo del crimen organizado, en específico declara en contra del personaje ‘El Lucky’, que fue capturado en Cordoba”, añadió.

López comentó que desde antes del asesinato de su familia, al ejercer la profesión él y sus colegas comenzaron a reportear en grupo y a autocensurarse porque muchos recibieron amenazas de muerte.

“Te imaginas que te diga una persona que un comando armado te va a matar si sigues sacando la información que sacas todos los días. A mi padre le arrojaron una cabeza afuera del periódico donde laboraba”.

La idea original de Miguel era permanecer alejado del México por unos meses, mientras intentaba olvidar lo ocurrido, pero el reciente asesinato de sus compañeros de profesión lo motivo a solicitar el asilo político.

“El miedo no se va por completo, aprendes a vivir con miedo y de ahí iniciamos el proceso de asilo con el abogado Carlos Spector”, dijo.

“Confiamos en que sea un buen paso iniciar de cero, dejamos familia, dejamos casa, dejamos todo”, explicó.

“Es muy triste, te sientes solo, pero sabes que no estás seguro, que corres riesgo tu en tu familia, todos, lo mejor es no estar ahí”, dijo Vanesa Jiménez de López, esposa del exiliado.

Miguel apuntó que su estancia en Estados Unidos no ha sido fácil por la soledad y los trabajos mal pagados, pero la idea de permanecer vivo y ejercer su profesión nuevamente en un futuro lo motiva.

“Nos han pagado 10 dólares el día a los dos (Miguel y esposa) por limpiar un motel”, dijo.

La oficina del abogado migratorio Carlos Spector ha representado en los últimos años tres casos de asilo político de periodistas: el de Alejandro Hernández, de Coahuila, Ricardo Chávez, de Ciudad Juárez y ahora el de Miguel, caso que confía será aprobado.

“Es uno de los casos más fuertes que hemos tenido, especialmente con el contexto de falta de protección al periodismo”, mencionó el abogado.

“La situación en México sigue grave ante el periodismo, los ataques contra la libertad de expresión siguen a un nivel alarmante, Veracruz es uno de los peores lugares, en uno de los peores países del mundo para el periodismo”, comentó Spector.

De acuerdo con el Comité de Protección a Periodistas, han sido un total de 45 reporteros y fotógrafos los que han sido asesinados en México los últimos años. Tan solo en mayo han sido asesinados seis. (Karla Guevara )

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Fotos cortesía de El Diario http://www.diario.com.mx)

Juárez, es la ciudad mexicana en la que se ha registrado la mayor cantidad de homicidios
y violencia asociada con la disputa entre los diversos grupos del narcotráfico, así como del
combate de los gobiernos a estos cárteles.
En los últimos seis años, esta frontera ha vivido situaciones excepcionales que han sido
puntualmente difundidas por una “tropa” de reporteros, fotógrafos y camarógrafos de unos 30
medios de comunicación que mantienen la cobertura de esta “guerra” y de los muchos hechos
que la sustentan y otros que convergen en la ciudad.
Este grupo de reporteros cubre también la corrupción, los rezagos sociales y las muchas caras
de una ciudad totalmente disfuncional desde cinco periódicos locales, cinco estaciones de
televisión, varias cadenas de noticias en radio, además de varias corresponsalías y de decenas de
medios digitales.
Estos retos que plantea a diario la dinámica de esta frontera han cobrado ya la vida de cinco
periodistas en el estado -dos de ellos apenas este 2012-, el exilio de al menos otros ocho que
buscan asilo en Estados Unidos, Canadá y España –de los cuales tres ya lo obtuvieron-.
La Red de Periodistas de Juárez, conformada el año pasado por un grupo de periodistas en
activo, ha documentado en el último año la agresión contra 18 periodistas por parte de diferentes
cuerpos policiacos, que a pesar de haber sido denunciadas son hechos que siguen impunes.
El periodismo se ha convertido en una profesión de alto riesgo, algo que es muy grave si se
considera que la libertad de expresión le pertenece precisamente a la ciudadanía.
Ayer lo mencionaba uno de nuestros colegas. En Ciudad Juárez han sido asesinados nuestros
compañeros Armando Rodríguez y Luis Carlos Santiago y todavía nos preguntamos ¿a quién
pedir justicia?
México es un país en el que las autoridades de los tres niveles de gobierno no han podido
garantizar la justicia, por lo que muchos casos siguen impunes.
Sin embargo, los periodistas de Juárez hemos ratificado nuestra vocación de comunicadores, de
informar a la ciudadanía, de servirle porque es de ella, precisamente, el derecho a la información.
Es cierto que ya el gobierno de Chihuahua, con apoyo de algunas organizaciones de periodistas,
creó un protocolo de protección que desde su origen hemos observado que era ineficaz, sesgado
e injustificadamente invasivo.
Este año nuevamente surge la intención de establecer un mecanismo de seguridad -sobre la base
del documento estatal que ya se comprobó es inoperante y que coarta el ejercicio del periodismo-
sin realizar antes una consulta pública entre los periodistas en activo.
Por ello, la Red de Periodistas de Juárez se pronuncia por la realización, primero, de una consulta
abierta a periodistas, colegiados y no colegiados, sobre la conveniencia de la elaboración de un
protocolo de seguridad.
Como Red no demandamos que se cree un estado de excepción para los periodistas.
Demandamos investigaciones reales en los casos de asesinatos y agresiones de nuestros
compañeros.
Sabemos que no existe ningún mecanismo de seguridad más efectivo que la aplicación de las
leyes y la debida impartición de justicia.
Agrego que a nuestra amenazada libertad de expresión debemos incluir otras propias del
contexto político y social en el que se desarrolla el trabajo periodístico en México y en el cual
detectamos dos problemáticas de fondo que, consideramos, contribuyen de manera determinante
a este clima generalizado de violación a la libertad de expresión y al derecho a la información de
la población en general.
Nos referimos específicamente a la desprotección en materia de seguridad social en la que

trabajan decenas de comunicadores por el incumplimiento de las responsabilidades fiscales por
parte de las empresas, ya que la mejor protección que puede recibir un periodista es el respaldo
económico de la empresa para la que labora.
Y, en el aspecto político, a la falta de regulación que existe en México alrededor de la publicidad
oficial o gubernamental y que es utilizada como medio de premio o castigo para los diferentes
medios de comunicación, dependiendo de sus líneas editoriales y que, al menos en el caso de
Juárez, resultan más determinantes para la censura que la misma violencia atribuida a los grupos
del crimen organizado.
En este sentido, la Red de Periodistas de Juárez se plantea delinear una serie de estrategias para,
de manera inicial, visibilizar nuestras problemáticas y crear conciencia tanto entre periodistas
como organizaciones interesadas en la situación de México sobre la importancia que estas dos
situaciones tienen sobre el estado de la libertad de expresión en el país.
Ante esta enorme cantidad de retos, el propósito fundamental de la Red de Periodistas de Juárez
es la consolidación de un gremio periodístico juarense profesionalizado, ético, comprometido,
de calidad y consciente de sus derechos, todo en beneficio de una sociedad que, más que nunca,
requiere estar bien informada para poder contrarrestar los muchos problemas que enfrenta.
Así, la Red consideró necesario unirse como plataforma articuladora para todos estos periodistas
en activo que, a través de un intercambio de experiencias y de preocupaciones, podamos
encontrar maneras de hacer nuestro trabajo cada vez más seguro y con mayor calidad y
posibilidades de beneficio de nuestra comunidad.
Se busca generar una dinámica de aprendizaje en varios sentidos, sobre todo en el de técnicas
de cobertura periodística segura para situaciones de conflicto debido a que el periodismo se ha
convertido en un trabajo de alto riesgo en México, y en particular en Ciudad Juárez.
Nosotros, los periodistas de Ciudad Juárez, estamos trabajando para realizar un mejor
periodismo.
Por lo que consideramos conveniente recordar a las autoridades de los tres niveles de gobierno
que tomar datos e imágenes de los hechos que acontecen en nuestra localidad con el fin de
divulgarlos ante la opinión pública, así como hacer preguntas, no es un delito; al contrario, es un
ejercicio de libertad de expresión más que nunca necesario para avanzar en la reconstrucción de
nuestra deteriorada sociedad.
Reiteramos también la exigencia de justicia para los periodistas asesinados.
Sin periodistas no hay democracia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La Red de Periodistas de Juárez felicita a Rocio Gallegos, una de nuestras co fundadoras y quien este martes 22 de mayo fue reconocida por la revisa Quien como una de las 31 mujeres mexicanas jóvenes y poderosas que se han destacado por abrir camino en su profesión. Enhorabuena Rocío, estamos muy orgullosas de ti!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El periodico El Diario (www.diario.com.mx)  informó en su versión digital que policías municipales amenazaron a reporteros que cubrían un operativo con dispararles.  Esta es la nota informativa: 

 Sitian zona Centro en busca de armas y drogas; amenazan con dispararle a reporteros

Decenas de policías municipales y estatales sitiaron esta noche la zona Centro y realizaron operativos dentro de los bares del sector en búsqueda de personas armadas o con droga.
 
Avenidas como La Paz, Miguel Ahumada, Corregidora, Mariscal entre otras se vieron atiborradas de patrullas de estas corporaciones, que igual revisaban a transeuntes como a clientes de las cantinas.
 
Unos minutos después de iniciadas las acciones, los agentes ya tenían a más de 30 personas arrestadas, aunque se negaron a mencionar por qué motivo.
 
A la zona llegó custodiada por elementos de la Policía Municipal, Marys Dominguez, subdirectora de Tránsito, quien abordaba una Suburban blanca.
 
Los integrantes de su convoy amenazaron a periodistas que cubrían el operativo de que “les podían disparar” si no se identifican a tiempo.
 
Los escoltas de la titular de Tránsito viajaban en unidades oficiales con los números tapados.
 
De marzo del 2011 a la fecha, la Red de Periodistas de Juárez ha tomado conocimiento de 19 agresiones cometidas contra reporteros, fotógrafos y camarógrafos en la ciudad y la mayoría de estos ataques han sido perpetrados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.
 
La Red de Periodistas de Juárez no sólo se manifiesta en contra de estos abusos, sino que REPUDIA la violencia ejercida por agentes policiacos en contra de periodistas y EXIGE respeto irrestricto a las garantías ciudadanas.
 
Asimismo, pide a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y al Gobierno Municipal investigar a cabalidad todos estos hechos para aplicar a los agresores las medidas disciplinarias correspondientes, con la finalidad de evitar más ataques al gremio y la criminalización de la profesión.
 
Además, ante el ambiente de hostilidad policiaca registrado en Ciudad Juárez en contra de periodistas, alertamos a los comunicadores que ejercen en esta frontera a que extremen precauciones en la cobertura diaria; mientras que a los colegas agredidos les ofrecemos nuestro respaldo en las acciones que tengan a bien tomar y asesoría legal en caso de ser necesaria.
 
La Red de Periodistas de Juárez es una agrupación que se forma en el contexto de la situación de emergencia social por la que atraviesa esta frontera y que se agudizó con la ola de violencia derivada de la guerra entre los diversos grupos del narcotráfico.
 
La Red está formada, básicamente, por reporteros en activo de Ciudad Juárez que, sin fines de lucro, y movidos por la inquietud de los muchos retos que la conflagración nos plantea a diario, consideramos oportuno y necesario contar con un espacio en el que TODOS los periodistas de esta ciudad puedan encontrar, primero, solidaridad y un lugar para el intercambio de las ideas.

Colegas del diario El Mañana, de Nuevo Laredo Tamaulipas, reportaron esta noche una agresión perpetrada por un grupo armado que disparó contra las instalaciones.

La agresión ocurrió este viernes minutos después de las 21:00 horas, cuando sujetos armados a bordo de un auto dispararon al estacionamiento, donde varios vehículos resultaron con daños. También dispararon contra una cámara de seguridad del periódico. No se reportan personas lesionadas, sólo daños materiales.

La Red de Periodistas de Juárez expresa su solidaridad con nuestros colegas y manifiesta que preguntar y tomar datos e imágenes con el único fin de informar, es cada vez más castigado para los periodistas en México, donde informar con veracidad cuesta hasta la vida.

Reiteramos la exigencia de justicia para los periodistas asesinados, diligencia en la investigación y judicialización de las denuncias presentadas por compañeros que han sido víctimas de agresiones y detenciones injustificadas, así como respeto irrestricto a la libertad de expresión y derechos humanos.

Exigimos respeto para quienes ejercemos el periodismo!

Ciudad de México, 8 de mayo, 2012. Personal del periódico Enlace, en el municipio de  Izúcar de Matamoros, Puebla, fue blanco de amenazas e intentos de extorsión por parte de presuntos integrantes de la delincuencia organizada, quienes amagaron con secuestrar a un periodista de la empresa. Hasta el momento las autoridades locales y federales no han brindado medidas de protección al medio.Periódico Enlace

Directivos de la publicación narraron a ARTICLE 19 que el pasado 25 de abril, aproximadamente a las 13:00 horas se recibió en la redacción una llamada telefónica de un hombre que se identificó como integrante del grupo Los Zetas y exigió 50 mil pesos a cambio de no atacar las instalaciones.

Minutos después de la llamada, tres hombres, a bordo de dos camionetas negras sin placas se presentaron en las instalaciones de la emisora XEEV 1330 AM, donde periodistas de Enlace conducen tres espacios noticiosos. Ahí preguntaron por el conductor de uno de los noticiarios y advirtieron que estaban ahí para llevárselo; sin embargo, el periodista no estaba en el edificio. Por temor a que las amenazas se cumplieran, los empleados del periódico y de la emisora suspendieron actividades.

ARTICLE 19 manifiesta su preocupación por este acto de intimidación contra los informadores, la cual se suma a un intento de extorsión similar sufrido por el diario Puebla sin fronteras, en septiembre de 2010 de parte, también de supuestos miembros de una organización delictiva. Más aún, preocupa que las autoridades no hayan implementado una sola medida para proteger la integridad de los trabajadores de Enlace después de las amenazas, a pesar de tener conocimiento del caso.

El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

En ese sentido, ARTICLE 19 hace un llamado a las autoridades federales y de Puebla, para que se investiguen estos hechos y se emprendan las acciones necesarias para garantizar el pleno ejercicio del derecho a la libertad de expresión, además de ofrecer medidas de seguridad a los periodistas de este medio.

El jueves 3 de mayo, agentes de la Policía Ministerial Investigadora del Estado de Chihuahua, en Ciudad Juárez, arrestaron por unos minutos al periodista Teófilo Alvarado, reportero del vespertino PM, cuando tomaba fotos en una escena del crimen.
Los investigadores lo detuvieron y lo obligaron a borrar el material fotográfico capturado en el lugar de los hechos.
El compañero mencionó a la Red de Periodistas de Juárez que se identificó verbalmente como periodista, debido a que por un error involuntario olvidó portar el gafete que lo acredita como reportero de esa casa editora.
Este hecho se registró ante colegas de otros medios de comunicación quienes tuvieron que intervenir en su defensa. Hasta entonces fue que Alvarado quedó en libertad.
La Red de Periodistas de Juárez expresa su preocupación por los hechos y subraya que el caso de Alvarado no es un hecho aislado, ya que hemos documentado otros casos semejantes en donde periodistas al momento de realizar su trabajo son intimidados con agresiones, arrestos y el daño a su material, por parte de agentes de diferentes corporaciones policiacas, federales, estatales, municipales
Ante los hechos, La Red externa su solidaridad con el reportero Teófilo Alvarado y hace un llamado a las autoridades estatales para que emprendan todas las acciones necesarias para garantizar y proteger el derecho a la libertad de expresión.
Al mismo tiempo, recuerda a los colegas la necesidad de portar identificación del medio al que se representa para disminuir los riesgos en la cobertura informativa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luz del Carmen Sosa

Ciudad Juárez.- Los periodistas de Ciudad Juárez conocen, de primera mano, lo que significa apuntar una cámara o escribir en una libreta para colectar información mientras son amenazados con armas de grueso calibre.

Al menos en dos ocasiones, desde el 2008 a la fecha, compañeros cayeron abatidos por balas criminales e intolerantes que buscar callar a la sociedad. Armando Rodríguez y Luis Carlos Santiago son quienes pagaron con su vida haberse dedicado de forma íntegra a la profesión y sus crímenes continuan impunes.

Sus homicidios cambiaron, en definitiva, las formas de hacer periodismo en esta frontera, pero no lograron coartar la labor informativa que es base en una sociedad que trata de vivir en democracia.

Los reporteros de Ciudad Juárez lanzan un grito desde este rincón de México a sus colegas de Veracruz y de todos lados: No se rindan.

Ayer, el grupo de reporteros de la conocida como fuente policiaca decidieron sumarse a la exigencia nacional de un alto a las agresiones y una recta aplicación de la justicia, en un acto celebrado en el monumento al Papelerito, ubicado en la Plaza del Periodista.

Aquí, los informadores portaron cartulinas con insignias tales como “No Más Agresiones a Periodistas”, “La Impunidad Mata” y “Exigimos Justicia”.

Luego, como parte de la protesta silenciosa, los manifestantes colocaron sus libretas, plumas, grabadoras, teléfonos y cámaras, frente al monumento al Papelerito, que representa la libertad de expresión.

Juntos, guardaron ocho minutos de silencio, uno por cada uno de los colegas asesinados en Veracruz. Después, exigieron aquí un cese a la impunidad, ya que los asesinatos de 17 periodistas en Chihuahua continúan sin ser esclarecidos por la falta de una investigación real.

En este estado fronterizo 17 periodistas han sido privados de la vida en diferentes hechos violentos del 2000 a la fecha, según el registro que lleva la Red de Periodistas de Juárez y que hace público a través de su página de internet (www.reddeperiodistasdejuarez.org).

Esta agrupación expone que preguntar y tomar datos e imágenes con el único fin de informar, es cada vez más castigado para los periodistas en México, donde informar con veracidad cuesta hasta la vida.

También menciona en su portal de internet que las agresiones contra periodistas por parte de los elementos de las diferentes corporaciones policiacas no han cesado, incluso se han documentado 18 casos en los que fotógrafos han sido arrestados, golpeados, amenazados u obligados a borrar su material gráfico.

“En ese contexto reiteramos la exigencia de justicia para los periodistas asesinados, diligencia en la investigación y judicialización de las denuncias presentadas por compañeros que han sido víctimas de agresiones y detenciones injustificadas, así como respeto irrestricto a la libertad de expresión y derechos humanos”, refiere la RPJ.

En el marco de la Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Red de Periodistas de Juárez manifiesta que preguntar y tomar datos e imágenes con el único fin de informar, es cada vez más castigado para los periodistas en México, donde informar con veracidad cuesta hasta la vida

En contexto reiteramos la exigencia de justicia para los periodistas asesinados, diligencia en la investigación y judicialización de las denuncias presentadas por compañeros que han sido víctimas de agresiones y detenciones injustificadas, así como respeto irrestricto a la libertad de expresión y derechos humanos.

Exigimos respeto para quienes ejercemos el periodismo y justicia para nuestros colegas asesinados:

Aquí la lista de periodistas asesinados en el estado de Chihuahua desde el año 2000 y cuyas muertes permanecen impunes:

1.- José Ramírez Puente, Noticiero Juárez Hoy, asesinado en Ciudad Juárez Chihuahua. 28/abril/2000

2.- José Luis Ortega Mata, director del Semanario de Ojinaga, Chihuahua. 19/02/2001

3.- José Barbosa Bejarano, Revista Alarma Chihuahua. 9/03/2001

4.- Enrique Perea Quintanilla, Director revista Dos Caras, una Verdad Chihuahua, Chih. 09/08/2006

5.- Gerardo Guevara Domínguez, del Semanario Siglo XXI, 11/03/2007.

6.-. Saúl Noé Martínez. 23/04/2007

7.- Candelario Pérez Rodríguez, Revista Sucesos Ciudad Juárez, 23/06/2008

8.- José Armando Rodríguez Carreón, Reportero de El Diario de Juárez. 13/11/2008

9.- David García Monroy, El Diario de Chihuahua, 09/10/2008

10.- Ernesto Montañez Valdivia, Enfoque del Sol de Chihuahua Ciudad Juárez. 14/07/2009

11.- Norberto Miranda, Radio Visión digital Columna El Gallito Nuevo Casas Grandes. 23/09/2009

12.- Jaime Omar Gándara, fotógrafo, asesinado en la ciudad de Chihuahua, el 20/09/2009.

13.- Isabel Cordero Martínez, ex conductora de Televisa-Chihuahua. 15/04/2010

14.- Guillermo Alcaraz Trejo, Camarógrafo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). Colaboraba con el periódico digital Omnia Chihuahua. 10/07/2010

15.- Luis Carlos Santiago, Fotógrafo del Diario de Ciudad Juárez, asesinado en Juárez. 16/09/2010

16.- Francisco Javier Moya Muñoz, conductor de radio, asesinado en Chihuahua. 21/04/2012

17.- Héctor Javier Salinas García, director de medios de comunicación, asesinado en Chihuahua. 21/04/2012

18.- Jaime Guadalupe González Domínguez, director y reportero de OjinagaNoticias, asesinado en Ojinaga, Chih. 03/03/2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ante la terrible situación que enfrentan nuestros colegas del estado de Veracruz, la Red de Periodistas de Juárez se une a las exigencias de una inmediata investigación para esclarecer estos trágicos hechos violentos.

Enviamos nuestra solidaridad con sus familias y el gremio periodístico que se encuentra en luto permanente y repudiamos los hechos violentos contra quienes aquellos que ejercen la noble labor de informar.

Anexamos un artículo publicado meses atrás mediante el cual se revela la situación de nuestros colegas, ahora habrá que sumar nuevos crímenes.

Los riesgos de informar en Veracruz/Testimonios de 5 periodistas*

Como en otros estados del país, en Veracruz informar sobre la violencia y el crimen organizado se ha vuelto una amenaza, un riesgo para la vida de los reporteros.

Este año tres periodistas fueron desaparecidos –Daniel Flores Guillén, Manuel Gabriel Fonseca Hernández, Evaristo Ortega Zarate– y otros tres asesinados –Noel López Olguín, Yolanda Ordaz de la Cruz, Miguel López Velasco junto con su hijo Misael y su esposa Agustina. Además, las instalaciones del diario El Buen Tono, en Córdoba, fueron incendiadas y dos tuiteros encarcelados durante un mes, aproximadamente, acusados de terrorismo.

El periodismo veracruzano vive una de sus peores crisis y la censura se ha convertido en el único “mecanismo de seguridad” personal, ante la falta de protección de autoridades, directivos y dueños de los medios.

Los siguientes testimonios, anónimos por razones de seguridad, son reflejo de la situación que enfrentan los periodistas en aquel estado, y que las autoridades quieren ocultar a través de boletines que niegan una realidad de violencia y muerte diarias para los veracruzanos.

I. Puerto: Los periodistas en Veracruz estamos enfrentado una situación de temor, inseguridad, falta de mecanismos para hacer nuestro trabajo, cerrazón del gobierno, hostigamiento de las autoridades, presiones de los jefes e incertidumbre por no saber dónde está el enemigo.

A raíz del asesinato de la periodista de Notiver –Yolanda Ordaz, el 26 de julio del 2011–, 10 compañeros de la fuente policiaca huyeron del estado. Así que ahora somos periodistas de política o de temas sociales quienes cubrimos la nota roja. Pero por el miedo los compañeros ya no salen a la calle a cubrir la nota policiaca y las páginas se llenan con boletines de las autoridades.

Otra complicación que tenemos es la falta de información oficial. Hay autoridades que de plano te dicen “si quieres te digo qué paso pero, por favor, no me cites, me metes en pedos”. ¿Qué puedes hacer? Es mejor algo extraoficial a no informar nada.

Ahora el reto para nosotros es tan sólo saber cuántas personas son ejecutadas al día. El día de la nota de los 14 muertos, que se publicó en la prensa nacional (Xalapa, 14 enero 2011), después el gobernador desmintió, no había fuente oficial. A mí me consta de 11 muertos, pero no hubo manera oficial de comprobarlo.

Luego sucedió lo de los 35 cuerpos (Boca del Río, 21 septiembre), y a mí me tocó tomar fotografías, habíamos pocos medios, dos, acaso. Tuve que compartirles las fotos a los medios y agencias nacionales e internacionales.

II. Veracruz: La psicosis se ha apoderado del periodismo en Veracruz. Fue en junio, desde que asesinaron al periodista Miguel Ángel López Velasco –conocido como Milo Vela– y a la reportera Yolanda Ordaz (a él en su propia casa y el cuerpo de ella lo abandonaron frente a las instalaciones del periódico Imagen), cuando veo que empezó este miedo.

Desde entonces, los compañeros tanto de la fuente policiaca como de información general no quieren cubrir ni siquiera las protestas que jóvenes estudiantes de la Universidad Veracruzana realizaron para condenar el asesinato del catedrático José Luis Martínez Aguilar.

Luego de la muerte de Milo Vela y Yolanda reinó un caos. La amenaza al gremio se sintió real, cercana.

La fuga de aquellos que cubrían la fuente policiaca fue casi tan rápida como llena de rumores. Ante el éxodo masivo de reporteros policiacos, las mesas de redacción se quedaron con el problema de cómo llenar esa sección por muchos leída, pero que ahora no tenía a nadie que se atreviera a escribirla.

Además, el nuevo gobierno estableció la política de censura “sutil”, la cual significa que, casi inmediatamente de subir una nota que hable sobre la violencia en el estado, los medios reciben una llamada de parte de Comunicación Social pidiendo que la eliminen o que sólo dejen el boletín de prensa publicado.

Estos factores hicieron que, los que se animaron a publicar algo sobre delincuencia organizada, buscaran en las redes sociales, sobre todo en Twitter con el “hashtag” #Verfollow, su mejor fuente y en los boletines de prensa los rellenos para la nota.

Nadie sale a informar desde aquel 26 de julio, día en que se encontró el cuerpo decapitado de Yolanda Ordaz. De por sí el compromiso por buscar un buen reportaje en Veracruz se mantenía de bajo perfil. La investigación y el quehacer periodístico han quedado en segundo plano.

III. Xalapa. La situación para el periodismo en Veracruz ahora es la peor de la que he vivido en los últimos diez años. Con los gobiernos de Patricio Chirinos y Miguel Ángel Yunes había mucha represión, persecuciones, amenazas de desalojo a periódicos, presiones a los reporteros.

Algo parecido ocurrió en el gobierno de Fidel Herrera, quien controlaba a la prensa con regalos como camionetas de lujo, casas, dinero, el pago de colegiaturas de los hijos de los reporteros o columnistas. Pero ahora se vive con miedo y terror.

Ahora la situación es completamente represiva con el gobierno de Javier Duarte, es directa contra toda la prensa, contra directivos y reporteros. Como el gobierno no da dinero, está censurando a periódicos, paginas de internet, columnistas y periodistas. A los periodistas incómodos los están corriendo de sus medios.

En medio de la violencia, en este gobierno han sido asesinados 3 reporteros: Miguel López Velasco (subdirector de Notiver) Yolanda Ordaz (reportera de Notiver) Leonel López (del Diario Noticias en Acayucan). El clima es más complicado, la prensa veracruzana vive sus momentos más difíciles, de represión, desapariciones, asesinatos, amenazas de muerte, despidos y censura.

El clima de terror en el medio periodístico es en todo Veracruz, no sólo en Xalapa o el puerto. La autocensura se ha extendido a raíz de los asesinatos, hay pánico en los reporteros y fotógrafos que ya no salen a cubrir accidentes o las notas policiacas.

A los fotógrafos, la misma policía les ordena desaparecer imágenes. “Qué hacemos, tenemos familia, por eso lo aceptamos”, dicen los compañeros. Otros reporteros tienen amenazas de secuestro.

Ahora yo vivo el peor clima de terror, cierro con llave toda la casa, no duermo y salgo a la calle viendo a un lado y otro para ver si no hay peligro.

IV. Veracruz: Imaginen que un día, de pronto, descubren que el periodismo se sumerge en un mar de versiones oficiales y se convierte en la más grande oficina de Comunicación Social del estado. Que en los periódicos la declaracionitis abunda y que muchos colegas ya no reportean por temor a ser despedidos. Los pactos millonarios entre empresas informativas –ya no periódicos– y el gobierno se multiplican a tal grado que cualquier funcionario, cualquiera, llama para que te jalen las orejas, ya sea por una pregunta abrupta o por el simple hecho de que te quieren joder.

En Veracruz ya había crimen organizado, balaceras, extorsiones, pero ¿cómo desnudarlos si los que se supone deberían hacerlo ya estaban cooptados?

Ahora, con el gobierno de Javier Duarte ya casi nadie quiere la fuente policiaca, que porque está “muy feo”. A un reportero del Órale, suplemento estilo notiveriano (de Notiver) del Imagen, por escribir sobre un asesinato y publicarlo, lo levantaron (secuestraron) unos días. El director editorial nunca dio su nombre y tampoco explicó el por qué a fondo. Esto fue por marzo, si no mal recuerdo.

Un experimentado ex reportero de XEU me comentó que una vez fue levantado por el Zeta 40, pues estaba tratando de pedirles favores a algunos periodistas. Como él ya no trabajaba, no le entró, a diferencia de unos reporteros de policiaca que sí empezaron a recibir favores.

Hay que tener algo bien claro: en Veracruz, un reportero gana a lo mucho seis mil pesos al mes. Un profesor me dijo: “Los dueños de los diarios, están casados con la idea de que tú puedes sobrevivir pidiendo dinero o favores a políticos”.

Como freelance, regularmente no acudo al lugar de los hechos, porque no me siento seguro de ir. Nadie te garantiza que puedas salir vivo. No tienes garantías para ejercer tu trabajo. No sabes quién puede ponerte el dedo. Un policía, un funcionario, una oreja –personas contratadas por el gobierno para ver qué reportero hace cuestionamientos “indebidos”–, incluso los mismos reporteros te ponen el dedo, también.

En Veracruz ya no hay reporteros de policiaca. Ahora todos los periódicos retoman la versión oficial, comunicados del Ejército o la Marina, o sin crédito. Cuando Notiver dejó de informar de las balaceras, los ciudadanos empezaron a crear sus propias redes. Entre ellas Balaceras Veracruz, Reportes de Veracruz, páginas en Facebook y cuentas como @balacerasver en Twitter.

El problema con estas páginas es que muchas veces los ciudadanos reportaban cosas que no pasaban, informaban con datos de tercera mano.

Dice un colega: “Todo está muy mal, todos te ponen, hasta los mismos compañeros”. Entonces, la desconfianza aflora, ya no sabes en quién confiar.

V. Acayucan: Desde agosto los reporteros de Acayucan trabajamos de manera cautelosa porque hay temor, miedo, de todos los periodistas que estamos acá. No esperábamos tanta violencia. Ahora, a cualquier hora, puedes estar en una esquina y ves que se llevan a la gente. Así nomás, la suben a camionetas y se van.

Al rato, cuando llegamos a nuestras redacciones a escribir la noticia te llaman para decirte que no publiques nada, que no te metas porque si lo haces te va a ir mal. No sé cómo le hacen, pero consiguen tu teléfono, incluso el celular, para localizarte.

El problema es que a veces nuestros jefes nos piden las notas y nos presionan para que las escribamos. No quieren entender el peligro, piensan que a lo mejor ya recibiste dinero del narco, pero creo que con lo que pasó con el asesinato de Leonel López, del Diario Noticias en Acayucan, las cosas van a cambiar.

La verdad es que ya bajó mucho el perfil de las noticias, ya no se publican tantas de “nota roja”. Es que hay mucho temor entre los reporteros porque ya no puedes andar tranquilo para salir, ya no puedes ir por una nota, y a veces ya no van a los actos porque les llaman los narcos para que no vayan.
Esto no es sólo en Acayucan, donde ya hay retenes militares en todas las carreteras, el miedo de los reporteros está en todo Veracruz.

*COMPILACIÓN DE TESTIMONIOS: PERIODISTAS DE A PIE