Posts etiquetados ‘Libertad de Prensa’

Imagen

Imagen

México, DF. El cuerpo sin vida del periodistaVíctor Manuel Báez Chino, fue encontrado con signos de tortura en la madrugada del pasado jueves 14 de junio en la calle Úrsulo Galván ubicada en el centro de la ciudad de Xalapa, Veracruz. El periodista contaba con alrededor de 30 años de experiencia cubriendo la fuente policíaca en el estado y era integrante del consejo editorial del sitio web www.reporterospoliciacos.mx.

Según los reportes oficiales que proporcionó el gobierno del estado en conferencia de prensa, y por diversas fuentes, el periodista, quien también trabajaba para MilenioEl Portal de Vercruz, perteneciente al grupo Milenio, fue interceptado por un comando armado de tres personas que lo obligó a subir en una camioneta gris alrededor de las 23:30 horas del 13 de junio.

Si bien las autoridades indicaron que fue implementado el operativo Veracruz Seguro y cerraron las salidas de la ciudad, sólo lograron localizar el cuerpo del periodista a las 5:00 horas de este jueves, y a tan sólo 20 cuadras del centro de la ciudad. La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que abrió la investigación ministerial 715/2012, yla vocera del gobierno del Estado aseguró que se harían las investigaciones pertinentes.

Sólo en la actual administración estatal, suman ya nueve los periodistas asesinados,en la entidad. Además, hubo un ataque con explosivos a un medio de comunicación y diversas agresiones graves como allanamientos, amenazas y despidos injustificados posteriores a éstas.Como consecuencia de amenazas e intimidaciones, más de media docena de periodistas han tenido que salir del estado -uno de ellos solicitó asilo en Estados Unidos- ante la falta de garantías para el resguardo de sus vidas y el ejercicio de la libertad de expresión.

En los casos descritos, si bien hubo amenazas corroboradas previas a varios crímenes, la falta de acción oportuna y eficaz de las autoridades competentes impidió salvar esas vidas.

Al mismo tiempo, las investigaciones de lo casos no han arrojado ningún resultado concluyente, con lo cual se ha propiciado la repetición de los hechos delictivos y la indefensión de las víctimas, como se ha podido constatar.

La situación que vive la prensa en el estado es crítica y se prevé que las agresiones no cesarán mientras el gobierno de Veracruz continúe sin dar una respuesta eficaz a los llamados urgentes que diversas organizaciones nacionales como internacionales, el propio gremio periodístico y la sociedad en general, le han reiterado sobre su obligación de proteger y asegurar la integridad física de las y los periodista, sin escatimar esfuerzos.

A principios de junio el gobierno del estado anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso estatal de una Comisión para la Atención y Protección de los Periodistas en Veracruz. Independientemente del destino de esta iniciativa, consideramos que el gobierno del estado tiene una obligación ineludible de proporcionar garantías de seguridad a todos sus habitantes, incluyendo naturalmente al gremio periodístico, y no puede esperar a que esa Comisión sea operativa para cumplir con dicha obligación.

Como establece la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

En el marco de las obligaciones constitucionales del Estado mexicano, solicitamos a las autoridades competentes:

Del gobierno del Estado de Veracruz:

  • Ofrecer garantías efectivas de seguridad para la vida, la libertad, la integridad física y moral,y el ejercicio de la libertad de expresión para periodistas y medios de comunicación.
  • Que ante las amenazas a la vida y a la libertad de expresión, el gobierno del estado actúe en consecuencia y con la debida diligencia, protegiendo a periodistas y medios de comunicación, y lo haga público.
  • Que el gobierno del estado de Veracruz y la Procuraduría General de la República investiguen los casos de homicidios, desapariciones, amenazas y agresiones de cualquier tipo a periodistas y medios de comunicación, que de manera urgente identifique a los responsables y los someta a la justicia.
  • Es indispensable que el gobierno transparente las investigaciones sobre los crímenes de periodistas ocurridos en la entidad, para lo cual debe de ofrecer, de manera inmediata, una explicación de los avances de las indagatorias, y la actualice en un plazo no mayor a tres meses.

Del Gobierno Federal:

  • Una acción urgente, extraordinaria e inmediata para Veracruz a fin de implementar medidas de protección para periodistas y que involucre a la Secretaría de Gobernación, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal.
  • Apoyo institucional inmediato a la FEADLE para investigar los crímenes en todo el país, y que ésta informe sobre el avance de sus investigaciones con regularidad.

Firmas:

Internacionales: Artículo 19 (Oficina México y Centroamérica), Association of Caribbean Media Workers (ACM, Trinidad y Tobago), Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Medios de Información (WAN-IFRA), Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP),Centro de Periodismo e Investigación (CIPER, Chile), Centro Knight para el Periodismo en las Américas (RosentalCalmon Alves), Comité para la Protección de Periodistas (CPJ),Comité por la Libre Expresión (C-Libre, Honduras), Dart Center forJournalism and Trauma (DART, Estados Unidos), FreedomHouse (Oficina México), Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), Federación Internacional de Periodistas (FIP), Foro de Periodistas Paraguayos, Fundación Andina para la Observación y Estudio de los Medios (Fundamedios, Ecuador), Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP, Colombia), OEA (Unidad de Derechos Humanos, Gobernabilidad y Democracia),Reporteros sin Fronteras, Sociedad Interamericana de Prensa.

México: Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), Asociación Mexicana para el Derechos a la Información (AMEDI), Casa de los Periodistas, Centro Nacional de Comunicación Social (CENCOS), Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET),Frente Nacional por la Libertad de Expresión (Sindicato Independiente de Trabajadores de la Jornada,Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, Delegación Sindical de Radio Educación,Instituto de Accion Ciudadana para la Justicia y la Democracia AC, Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, Abogados de la ANAD, Periodistas de a Pie, Red de Periodistas de Juárez.

Periodistas y medios de comunicación: Gerardo Albarrán de Alba (Ombusman, MVS Radio), Carlos Fernando Chamorro (Director Confidencial yEsta Semana, Nicaragua), Mónica González (Directora Ciper, Chile), Gustavo Gorriti (Director IDL Reporteros, Perú),Gotson Pierre (Editor agencia AlterPress, Haití),GinnaMorelo ( Editora El Meridiano, Colombia),Martín Rodríguez Pellecer (Director Plaza Pública, Guatemala), Fabio Posadas (Editor El País, Colombia), Revista Contralínea, José Rubén Zamora (DirectorEl Periódico, Guatemala),

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ante la terrible situación que enfrentan nuestros colegas del estado de Veracruz, la Red de Periodistas de Juárez se une a las exigencias de una inmediata investigación para esclarecer estos trágicos hechos violentos.

Enviamos nuestra solidaridad con sus familias y el gremio periodístico que se encuentra en luto permanente y repudiamos los hechos violentos contra quienes aquellos que ejercen la noble labor de informar.

Anexamos un artículo publicado meses atrás mediante el cual se revela la situación de nuestros colegas, ahora habrá que sumar nuevos crímenes.

Los riesgos de informar en Veracruz/Testimonios de 5 periodistas*

Como en otros estados del país, en Veracruz informar sobre la violencia y el crimen organizado se ha vuelto una amenaza, un riesgo para la vida de los reporteros.

Este año tres periodistas fueron desaparecidos –Daniel Flores Guillén, Manuel Gabriel Fonseca Hernández, Evaristo Ortega Zarate– y otros tres asesinados –Noel López Olguín, Yolanda Ordaz de la Cruz, Miguel López Velasco junto con su hijo Misael y su esposa Agustina. Además, las instalaciones del diario El Buen Tono, en Córdoba, fueron incendiadas y dos tuiteros encarcelados durante un mes, aproximadamente, acusados de terrorismo.

El periodismo veracruzano vive una de sus peores crisis y la censura se ha convertido en el único “mecanismo de seguridad” personal, ante la falta de protección de autoridades, directivos y dueños de los medios.

Los siguientes testimonios, anónimos por razones de seguridad, son reflejo de la situación que enfrentan los periodistas en aquel estado, y que las autoridades quieren ocultar a través de boletines que niegan una realidad de violencia y muerte diarias para los veracruzanos.

I. Puerto: Los periodistas en Veracruz estamos enfrentado una situación de temor, inseguridad, falta de mecanismos para hacer nuestro trabajo, cerrazón del gobierno, hostigamiento de las autoridades, presiones de los jefes e incertidumbre por no saber dónde está el enemigo.

A raíz del asesinato de la periodista de Notiver –Yolanda Ordaz, el 26 de julio del 2011–, 10 compañeros de la fuente policiaca huyeron del estado. Así que ahora somos periodistas de política o de temas sociales quienes cubrimos la nota roja. Pero por el miedo los compañeros ya no salen a la calle a cubrir la nota policiaca y las páginas se llenan con boletines de las autoridades.

Otra complicación que tenemos es la falta de información oficial. Hay autoridades que de plano te dicen “si quieres te digo qué paso pero, por favor, no me cites, me metes en pedos”. ¿Qué puedes hacer? Es mejor algo extraoficial a no informar nada.

Ahora el reto para nosotros es tan sólo saber cuántas personas son ejecutadas al día. El día de la nota de los 14 muertos, que se publicó en la prensa nacional (Xalapa, 14 enero 2011), después el gobernador desmintió, no había fuente oficial. A mí me consta de 11 muertos, pero no hubo manera oficial de comprobarlo.

Luego sucedió lo de los 35 cuerpos (Boca del Río, 21 septiembre), y a mí me tocó tomar fotografías, habíamos pocos medios, dos, acaso. Tuve que compartirles las fotos a los medios y agencias nacionales e internacionales.

II. Veracruz: La psicosis se ha apoderado del periodismo en Veracruz. Fue en junio, desde que asesinaron al periodista Miguel Ángel López Velasco –conocido como Milo Vela– y a la reportera Yolanda Ordaz (a él en su propia casa y el cuerpo de ella lo abandonaron frente a las instalaciones del periódico Imagen), cuando veo que empezó este miedo.

Desde entonces, los compañeros tanto de la fuente policiaca como de información general no quieren cubrir ni siquiera las protestas que jóvenes estudiantes de la Universidad Veracruzana realizaron para condenar el asesinato del catedrático José Luis Martínez Aguilar.

Luego de la muerte de Milo Vela y Yolanda reinó un caos. La amenaza al gremio se sintió real, cercana.

La fuga de aquellos que cubrían la fuente policiaca fue casi tan rápida como llena de rumores. Ante el éxodo masivo de reporteros policiacos, las mesas de redacción se quedaron con el problema de cómo llenar esa sección por muchos leída, pero que ahora no tenía a nadie que se atreviera a escribirla.

Además, el nuevo gobierno estableció la política de censura “sutil”, la cual significa que, casi inmediatamente de subir una nota que hable sobre la violencia en el estado, los medios reciben una llamada de parte de Comunicación Social pidiendo que la eliminen o que sólo dejen el boletín de prensa publicado.

Estos factores hicieron que, los que se animaron a publicar algo sobre delincuencia organizada, buscaran en las redes sociales, sobre todo en Twitter con el “hashtag” #Verfollow, su mejor fuente y en los boletines de prensa los rellenos para la nota.

Nadie sale a informar desde aquel 26 de julio, día en que se encontró el cuerpo decapitado de Yolanda Ordaz. De por sí el compromiso por buscar un buen reportaje en Veracruz se mantenía de bajo perfil. La investigación y el quehacer periodístico han quedado en segundo plano.

III. Xalapa. La situación para el periodismo en Veracruz ahora es la peor de la que he vivido en los últimos diez años. Con los gobiernos de Patricio Chirinos y Miguel Ángel Yunes había mucha represión, persecuciones, amenazas de desalojo a periódicos, presiones a los reporteros.

Algo parecido ocurrió en el gobierno de Fidel Herrera, quien controlaba a la prensa con regalos como camionetas de lujo, casas, dinero, el pago de colegiaturas de los hijos de los reporteros o columnistas. Pero ahora se vive con miedo y terror.

Ahora la situación es completamente represiva con el gobierno de Javier Duarte, es directa contra toda la prensa, contra directivos y reporteros. Como el gobierno no da dinero, está censurando a periódicos, paginas de internet, columnistas y periodistas. A los periodistas incómodos los están corriendo de sus medios.

En medio de la violencia, en este gobierno han sido asesinados 3 reporteros: Miguel López Velasco (subdirector de Notiver) Yolanda Ordaz (reportera de Notiver) Leonel López (del Diario Noticias en Acayucan). El clima es más complicado, la prensa veracruzana vive sus momentos más difíciles, de represión, desapariciones, asesinatos, amenazas de muerte, despidos y censura.

El clima de terror en el medio periodístico es en todo Veracruz, no sólo en Xalapa o el puerto. La autocensura se ha extendido a raíz de los asesinatos, hay pánico en los reporteros y fotógrafos que ya no salen a cubrir accidentes o las notas policiacas.

A los fotógrafos, la misma policía les ordena desaparecer imágenes. “Qué hacemos, tenemos familia, por eso lo aceptamos”, dicen los compañeros. Otros reporteros tienen amenazas de secuestro.

Ahora yo vivo el peor clima de terror, cierro con llave toda la casa, no duermo y salgo a la calle viendo a un lado y otro para ver si no hay peligro.

IV. Veracruz: Imaginen que un día, de pronto, descubren que el periodismo se sumerge en un mar de versiones oficiales y se convierte en la más grande oficina de Comunicación Social del estado. Que en los periódicos la declaracionitis abunda y que muchos colegas ya no reportean por temor a ser despedidos. Los pactos millonarios entre empresas informativas –ya no periódicos– y el gobierno se multiplican a tal grado que cualquier funcionario, cualquiera, llama para que te jalen las orejas, ya sea por una pregunta abrupta o por el simple hecho de que te quieren joder.

En Veracruz ya había crimen organizado, balaceras, extorsiones, pero ¿cómo desnudarlos si los que se supone deberían hacerlo ya estaban cooptados?

Ahora, con el gobierno de Javier Duarte ya casi nadie quiere la fuente policiaca, que porque está “muy feo”. A un reportero del Órale, suplemento estilo notiveriano (de Notiver) del Imagen, por escribir sobre un asesinato y publicarlo, lo levantaron (secuestraron) unos días. El director editorial nunca dio su nombre y tampoco explicó el por qué a fondo. Esto fue por marzo, si no mal recuerdo.

Un experimentado ex reportero de XEU me comentó que una vez fue levantado por el Zeta 40, pues estaba tratando de pedirles favores a algunos periodistas. Como él ya no trabajaba, no le entró, a diferencia de unos reporteros de policiaca que sí empezaron a recibir favores.

Hay que tener algo bien claro: en Veracruz, un reportero gana a lo mucho seis mil pesos al mes. Un profesor me dijo: “Los dueños de los diarios, están casados con la idea de que tú puedes sobrevivir pidiendo dinero o favores a políticos”.

Como freelance, regularmente no acudo al lugar de los hechos, porque no me siento seguro de ir. Nadie te garantiza que puedas salir vivo. No tienes garantías para ejercer tu trabajo. No sabes quién puede ponerte el dedo. Un policía, un funcionario, una oreja –personas contratadas por el gobierno para ver qué reportero hace cuestionamientos “indebidos”–, incluso los mismos reporteros te ponen el dedo, también.

En Veracruz ya no hay reporteros de policiaca. Ahora todos los periódicos retoman la versión oficial, comunicados del Ejército o la Marina, o sin crédito. Cuando Notiver dejó de informar de las balaceras, los ciudadanos empezaron a crear sus propias redes. Entre ellas Balaceras Veracruz, Reportes de Veracruz, páginas en Facebook y cuentas como @balacerasver en Twitter.

El problema con estas páginas es que muchas veces los ciudadanos reportaban cosas que no pasaban, informaban con datos de tercera mano.

Dice un colega: “Todo está muy mal, todos te ponen, hasta los mismos compañeros”. Entonces, la desconfianza aflora, ya no sabes en quién confiar.

V. Acayucan: Desde agosto los reporteros de Acayucan trabajamos de manera cautelosa porque hay temor, miedo, de todos los periodistas que estamos acá. No esperábamos tanta violencia. Ahora, a cualquier hora, puedes estar en una esquina y ves que se llevan a la gente. Así nomás, la suben a camionetas y se van.

Al rato, cuando llegamos a nuestras redacciones a escribir la noticia te llaman para decirte que no publiques nada, que no te metas porque si lo haces te va a ir mal. No sé cómo le hacen, pero consiguen tu teléfono, incluso el celular, para localizarte.

El problema es que a veces nuestros jefes nos piden las notas y nos presionan para que las escribamos. No quieren entender el peligro, piensan que a lo mejor ya recibiste dinero del narco, pero creo que con lo que pasó con el asesinato de Leonel López, del Diario Noticias en Acayucan, las cosas van a cambiar.

La verdad es que ya bajó mucho el perfil de las noticias, ya no se publican tantas de “nota roja”. Es que hay mucho temor entre los reporteros porque ya no puedes andar tranquilo para salir, ya no puedes ir por una nota, y a veces ya no van a los actos porque les llaman los narcos para que no vayan.
Esto no es sólo en Acayucan, donde ya hay retenes militares en todas las carreteras, el miedo de los reporteros está en todo Veracruz.

*COMPILACIÓN DE TESTIMONIOS: PERIODISTAS DE A PIE